Por qué mi pareja no me busca sexualmente: éstas son las razones

Lectura Estimada: 7 min

Si eres hombre y te encuentras en una situación en la que tu pareja no te busca sexualmente o notas cierto rechazo por su parte hacia la intimidad, es importante que tengas en cuenta algunas cosas.

Aunque en Internet encontrarás muchos artículos con el tema “por qué mi pareja ya no me toca” que enumeran diversas causas posibles, la realidad es que, en la mayoría de los casos, la causa de que tu chica no quiera tener relaciones sexuales suele ser más sencilla de lo que parece.

Descartar problemas médicos y buscar ayuda profesional

La primera tarea es descartar posibles problemas médicos, causas físicas, conflictos de pareja más allá del sexo, el consumo de medicamentos que puedan crear alteraciones en la libido o algún caso de depresión diagnosticada.

Si sospechas que puede haber algún problema de este tipo que cause la falta de sexo, lo mejor es hablarlo con tu chica y buscar ayuda profesional para abordar la situación, como por ejemplo ir a terapia de pareja.

Créeme, los médicos están acostumbrados a escuchar eso de “a mi novia no le apetece tener relaciones”, que no te dé corte, en especial si acudís a un terapeuta sexual.

Al conversar sobre este tema, si la causa es médica, es probable que tu pareja esté de acuerdo contigo y quiera buscar soluciones, ya que también querrá tener relaciones sexuales de manera genuina.

Además, es normal que puedan surgir crisis sexuales en la pareja cuando ocurren estos problemas médicos pero lo normal es que se resuelvan con una conversación honesta y con terapia sexual médica.

Sea lo que sea, debes quitarte de la cabeza pensamientos negativos como “no atraigo sexualmente a mi pareja”.

En especial, por lo que te voy a contar a continuación.

Entender la estrategia reproductiva femenina

Pero dejando de lado los problemas médicos, en la mayoría de los casos la causa de la falta de deseo sexual o la reducción de los niveles de deseo sexual suele ser mucho más sencilla de lo que parece.

Para entenderlo, es importante tener en cuenta cómo funciona la estrategia reproductiva femenina desde un punto de vista evolutivo y biológico, ya que esto nos dará una mayor comprensión de los mecanismos de atracción en las mujeres y nos ayudará a identificar la causa.

La estrategia reproductiva femenina, también conocida como hipergamia, busca dos objetivos principales:

  • La reproducción con la mejor opción genética a corto plazo.
  • El aprovisionamiento y asistencia a largo plazo.

Dado que las mujeres tienen una limitación en cuanto al número de sus células reproductivas (óvulos) en comparación con los hombres (espermatozoides), su forma de optimizar la estrategia reproductiva difiere significativamente.

En consecuencia, buscarán invertir sus óvulos en la mejor opción genética posible para garantizar la ventaja evolutiva de su descendencia.

Hecho esto, será necesario conseguir el aprovisionamiento y la asistencia (recursos, protección, tiempo, energía, etc) para ayudarla a sacar adelante el embarazo y el bebé.

Recuerda que aunque pueda parecerte que en pleno siglo XXI «las mujeres no necesitan a nadie que las proteja», hablamos en todo momento en términos evolutivos y nuestra «programación genética» sigue siendo la misma del paleolítico aunque ahora tengamos smartphones.

Hasta aquí todo es bastante sencillo y lógico, ahora es cuando lo complicamos un poquito porque:

Es importante tener en cuenta que no necesariamente tienen por qué encontrar esos 2 requisitos de su estrategia reproductiva en el mismo hombre.

La atracción sexual como factor determinante

¿Te suena familiar la situación en las películas románticas en las que aparecen dos tipos de hombres?

Uno que se muere por la chica pero no logra despertar su interés sexual, y otro que no le presta tanta atención pero que es ella quien se muere por él.

Esa dinámica deriva de cómo funciona la estrategia reproductiva femenina.

Por lo tanto, el hombre que realmente despierta un mayor deseo sexual es aquel que proyecta una imagen desafiante para la mujer, aquél por el que ella tiene que luchar para captar su atención.

Por el contrario, el hombre que dedica todo su tiempo a estar pendiente de ella y pelea constantemente por estar con ella, no despierta ningún tipo de interés sexual.

En el mejor de los casos, ella puede encontrarlo útil en términos de asistencia y provisionamiento, aunque sea a nivel emocional, como el típico «mejor amigo» al que recurre para desahogarse sobre cómo el chico que le gusta no le presta atención.

Cómo la «betaización» afecta la atracción sexual

A lo largo de una relación, las mujeres suelen comenzar a quejarse de esos comportamientos que, en el fondo, les generan atracción sexual, y piden a sus parejas que cambien y se comporten más como el chico «buenazo».

¿Y por qué sucede esto?

Debido a que esos comportamientos por parte del hombre despiertan atracción sexual en todas las mujeres, lo cual supone un riesgo para la mujer en términos de perder al hombre y, con ello, perder su protección y asistencia a largo plazo.

Por lo tanto, su reflejo será tratar de cambiar esos comportamientos en el hombre, lo que se conoce como «betaización» y acaba afectando a la vida sexual plena.

Conviértete en un imán para las mujeres
Suscríbete con tu email para recibir varios consejos gratuitos por semana (libres de censura) para entender mejor a las mujeres y disfrutar de relaciones más sanas y satisfactorias.

 

¿Cuál es el problema con esto?

Que cuando lo logra, el hombre deja de comportarse como aquel hombre que despertaba su atracción y se convierte en el chico bueno que no le genera ningún interés sexual, causando incluso una falta de intimidad en la pareja aunque sea de forma inconsciente.

En ese punto, ella pierde toda atracción sexual porque ya no eres el hombre que le atraía al principio.

Esta es la explicación evolutiva y biológica detrás de esa situación y va mucho más allá de la falta de apetito sexual en general.

Si esto te suena contradictorio, es porque lo es. La estrategia reproductiva femenina implica una especie de disonancia cognitiva.

Reconociendo el cambio de actitud y comportamiento

Si has notado que a medida que avanza la relación, la frecuencia, intensidad, calidad e iniciativa sexual por parte de tu pareja es mucho menor o incluso inexistente, y en muchas ocasiones te rechaza tus avances sexuales, es probable que debas hacerte la siguiente pregunta:

¿Has notado si tu actitud y comportamiento hacia ella es muy diferente al inicio de la relación, cuando todo iba bien?

Porque ahí está la respuesta a la situación de “mi pareja me evita sexualmente”. Es una falta de interés que va más allá de la intimidad sexual.

Esto es lo que llamamos «perder el marco» en cuanto al rechazo sexual.

Sin embargo, también podría haber otra razón: tu pareja puede haber conocido a otro hombre o tener la percepción de que puede encontrar a alguien más con quien optimizar su estrategia reproductiva, es decir, tener sexo con otras personas.

En estos casos, notarás un cambio en su comportamiento.

De repente, puede comenzar a ir al gimnasio cuando antes no lo hacía, involucrarse en diferentes actividades, ser más activa en redes sociales, priorizar más tiempo con sus amigas de fiesta o escapadas con ellas, entre otras cosas.

Además, las excusas que te dará sobre por qué no tienen relaciones sexuales suelen ser que está cansada, estresada por el trabajo, los estudios o la familia, o que le duele la cabeza, entre otras.

Sin embargo, durante el tiempo que habéis estado juntos, es probable que hayáis pasado por momentos de estrés, cansancio o dolores de cabeza sin que eso fuera un problema para la intimidad.

Así que ahí tienes la respuesta a tu pregunta.

En general, excluyendo los problemas médicos, todo se reduce a estas dos razones:

  • Has dejado de ser el hombre que la atraía al verte arrastrado por el proceso de «betaización»
  • o ella siente que puede encontrar una opción mejor para optimizar su estrategia reproductiva.

Y la consecuencia de esto es lo que genera que tú estés diciendo: “mi pareja no me busca para hacer el amor”.

El riesgo de encontrar opciones más atractivas

De hecho, a diferencia de los casos médicos, cuando hables con tu pareja sobre esto te darás cuenta de que ella no tratará de buscar una solución activamente, porque en realidad no desea tener relaciones sexuales contigo.

El deseo no se negocia.

Notarás que su respuesta siempre será la misma, repitiendo las mismas excusas una y otra vez, y reprochándote que eres insensible, que solo piensas en eso y que no le estás brindando la atención o el cariño que necesita.

¿Y por qué te mentiría?

Recuerda cómo funciona su estrategia reproductiva.

Para ella, no es tan fácil lanzarse a una nueva relación de pareja o buscar a otros hombres, ya que existe el riesgo de que el otro hombre (quien realmente la atrae sexualmente) solo quiera sexo y no esté dispuesto a comprometerse en una relación más seria.

En ese caso, ella estaría arriesgándose mucho desde una perspectiva evolutiva y biológica como mencionamos anteriormente porque incluso diciéndole “mi novio no tiene iniciativa en la cama” puede llegar un momento en que ese hombre no quiera dar más pasos con ella y eso la haga perder ambas opciones.

En tales situaciones, le resultaría conveniente tener un plan B o un seguro al cual regresar para obtener la provisión y asistencia que el otro hombre, quien la atraía sexualmente, no estaba dispuesto a brindarle.

Por eso notas esos mensajes contradictorios, porque esa es la única forma en la que ella te mantendrá allí, enganchado, luchando por ella mientras ella decide y evalúa si la otra opción vale más la pena o no.

Sé que puede sonar crudo, pero esa es la realidad.

Somos animales y nuestras estrategias reproductivas condicionan en gran medida nuestras decisiones en la vida.

Por lo tanto, cada vez que veas esos mensajes contradictorios en tu pareja, olvídate de lo que te dice y focalízate en lo que hace, porque en su comportamiento está el verdadero mensaje.

Siempre.

Conviértete en un hombre de alto valor
Al suscribirte, recibes varios consejos gratuitos por semana para entender mejor a las mujeres y disfrutar de relaciones más sanas y satisfactorias.

Únete a mi comunidad de hombres de alto valor

Los hombres que forman parte de mi comunidad reciben varias veces por semana consejos gratuitos que les inspiran y ayudan a convertirse en un hombre de alto valor.

Estos consejos son emails donde hablo de experiencias personales e historias de alumnos, libres de censura y con contenido que solo cuento a mis suscriptores, además de darte la opción de entrar en mis programas o de comprar mis cursos.

Suscribirte a esta comunidad es gratis y si no te gusta, te puedes dar de baja cuando quieras.

Si te interesa convertirte en alguien que atrae a las mujeres de forma natural, el primer paso es que dejes abajo tu email:

Aviso: al dejarme tu email, aceptas la política de privacidad y recibir varios correos por semana para mejorar tus relaciones amorosas y en los que te ofrezco mis productos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te he dejado un regalo:

Contesta al email que te acabamos de enviar (puede tardar unos minutos) y te responderé enviándote un audio de 30 minutos con un entrenamiento para tus habilidades sociales.

¡Prepárate para abrazar tu lado más Alfa!

Si no ves el mensaje en tu bandeja de entrada, vete a Correos No Deseados o a Promociones en Gmail o contacta conmigo en contacto@hombrealfa.top

Taller Online

25 y 26 de Mayo